Nuestros Santos Patronos

Vidas ejemplares de Nuestros Patronos, intercesores ante el Altísimo.

Santa María de la Cabeza

María Toribia, Santa María de la Cabeza, esposa de San Isidro

María Toribia, Santa María de la Cabeza, esposa de San Isidro.

Fue una mujer santa, humilde, trabajadora, buena esposa y madre de familia, virtuosa, devota y tras el milagro de la vuelta a la vida de su hijo lllán que cayó al pozo, solitaria, contemplativa en la oración, al cuidado de la Ermita de la Virgen.

Murió con fama de santidad hacia 1175. Inocencio XII aprobó el culto inmemorial que se venía dando a la Sierva de Dios, María de la Cabeza y en 1697 por Bula “Apostolicae Servitut is Officium”, inscribe su nombre en el Santoral romano. Benedicto XIV le concedió Misa y Oficio propio en 1752.

San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza

Fueron un matrimonio santo y padres de familia en sentido cristiano y evangélico que, por su amor a Cristo y a la Santísima Virgen, se santificaron mediante el ejercicio de sus grandes Amores y Virtudes, dejándonos como ejemplo, su testimonio de vida: un gran amor al Señor, mediante la oración y la Eucaristía y muy devotos de la Virgen María. Y un gran amor a la familia, al trabajo y al prójimo, mediante sus continuas prácticas de caridad.

Hoy día siguen siendo para nosotros modelo: de cristianos, de caridad, de trabajadores y de matrimonio y familia ejemplar.

Imprimir Correo electrónico