Organización de La Congregación

Información del funcionamiento de la Congregación en su faceta organizativa.

San Isidro

Historia de la Congregación

En el año 1940 un grupo de compañeros cristianos por inspiración de nuestro compañero Antonio García Castro, junto con Mario Martínez Sierra y otros compañeros y en unión del primer Consiliario, el Jesuita Pedro María Ilundain, tío carnal de nuestro actual Consiliario, P. Javier llundain, decidieron fundar la Congregación de Aparejadores de Nuestra Señora de la Almudena y San Isidro de Madrid (que posteriormente, añadió las nuevas titulaciones siendo a día de hoy, Congregación de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de la Edificación de Nuestra Señora de la Almudena y San Isidro de Madrid).

Con muy buen criterio eligieron como Patronos de la Congregación a la Santísima Virgen de la Muralla (Almudena), además patrona del pueblo de Madrid, y a nuestro paisano San Isidro ("Gato" por ello) jornalero, que además de labrador, realizaba otros oficios para poder vivir, como la de ejercer de Aparejador (sin saberlo), en la especialidad de pocería, que corresponde a nuestra carrera.

La congregación fue constituida el 12 de Enero de 1940 con estatutos que elaborados por la 1ª Junta de Gobierno de la Congregación y aprobados por el Excelentísimo y Reverendísimo Patriarca Obispo de Madrid-Alcalá D. Leopoldo Eijo Garay en 1941, que han sido válidos hasta la fecha. 

En Junio de 1991, y para adecuarlo con los mismos fines al nuevo ordenamiento del Código Canónico, se han refundido en los Nuevos Estatutos, aprobados por el Excelentísimo y Reverendísimo Sr. Cardenal Arzobispo de Madrid-Alcalá D.Angel Suquia Goicoechea y con la aprobación como entidad jurídica por el Ministerio de Justicia.


S.M. el Rey, Presidente de Honor

Su Majestad el Rey ocupa la Presidencia de Honor de la Congregación. Mediante una nota oficial, fechada el 3 de marzo de 2004, el Jefe de la Casa Real comunicó al Presidente de la Congregación la aceptación de la Presidencia de Honor de la misma. Esta importantísima decisión supone un estímulo añadido para que los congregantes continúen realizando las labores que han venido llevando a cabo desde la constitución de la Congregación de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Nuestra Señora de la Almudena y San Isidro de Madrid en 1940.

Imprimir Correo electrónico